sábado, 15 de diciembre de 2018

SEQUIA Y RUINAS DE LUNA

 Arévalo, Campo de Luna, La Canela, Casasola, Cosera, Lagüelles, Láncara de Luna, Miñera, Mirantes de Luna, El Molinón, Oblanca, San Pedro de Luna, Santa Eulalia de las Manzanas, Trabanco, Truva y Ventas de Mallo.


Estos son los pueblos que fueron anegados por el pantano, el de  Barrios de Luna  quedó testigo de la construcción de la presa a pie de la base de la misma.

Barrios de Luna, años 30.
Mas de 60 años han pasado , el proyecto fue redactado entre 1935 y 1936 por el Ingeniero de la Confederación Hidrográfica del Duero Luis de Llanos y Silvela. En el año 1945 se adjudicaron las obras a Ginés Navarro, comenzándose las mismas en el verano de ese año. El 15 de junio de 1951 se cierran las compuertas para el inicio del primer embalsado y a las 5 de la tarde del 31 de julio de 1951 se abren dichas compuertas y se produce el primer desembalse.

Construcción de la presa, 1945



Dos años seguidos de sequía han hecho que los niveles bajen al 6%, vamos a aprovechar a merodear desde la carreta y en algún punto bajar a pasear por los restos de algún pueblo.






Los tirantes del puente del ingeniero Fernández Casado con su geometría destacan sobre ese fondo  de aspecto desértico que nos acompañará en la visita de hoy.

Paseantes, unos curiosos como nosotros y otros tratando de recordar su niñez, como una pareja de hermanas que nos acompañaron mas adelante.







Aparcamos la moto y nos acercamos a los restos de Miñera, es aquí donde coincidimos con las señoras ya  de edad avanzada en nuestro paseo . Nos cuentan donde estaba su casa y como abandonaron el pueblo.




El paisaje es desolador, restos de la iglesia con su campanario se mantienen a duras penas, casas , calles , árboles que delimitaban caminos o fincas …..todo ello cubierto del lodo seco que da una uniformidad cromática a nuestro derredor.





Pasamos un buen rato se paseo y fotografía .





La hora de comer se acerca, volvemos a la moto y rodamos hacia León aprovechando el recién asfaltado de la carreta que circunvala el pantano.

El pantano fue creado para regar las tierras del páramo leonés. Tuvo un coste de 300 millones de pesetas de la época. Como era habitual en aquellos años  cuentan las crónicas que trabajaron presos forzados y carteristas, también que a uno de los ingenieros le llamaban Herodes y Nerón y pretendían tirarle al agua. En estas ocasiones que afloran los restos anegados también da lugar a leyendas...pero eso será otra historia.

Fuentes


HASTA LA SIGUIENTE

sábado, 16 de junio de 2018

RECORRIDO DE FRONTERA (1-7-2017)

HASTA LA SIGUIENTE


El sol con un tono dorado nos indica que el día se acaba, nos quedan unos doscientos kilómetros de buena carretera para llegar a casa. Nuestro recorrido nos deja buenas imágenes en la memoria y ganas de volver por estas tierras de frontera.

 



Si unos momentos antes nos encontrábamos cerca de la base de la presa, ahora podemos contemplar sobre ella sus imponentes dimensiones a pesar de la falta de agua que tiene. La presa de La Almendra, este es su nombre, es la mas alta de España con sus 212 metros. El embalse que recoge el río Tormes tiene una dimensión de 8650 hectáreas y puede llegar a albergar 2648 hm3 de agua.






Por una carretera revirada , estrecha y con un firme que acusa el paso de los decenios nos encontramos con el puente de San Lorenzo sobre un menguado río Tormes estrangulado unos metros mas arriba por una gran presa que en breve veremos.




No nos entretenemos mucho mas por el pueblo, un café en la plaza y contemplar un bonito rincón sin movernos mucho.






Sin complicarnos mucho dejamos las motos y subimos a lo alto de Fermoselle donde tenemos unas buenas vistas de un fronterizo Duero y sus tierras circundantes. Fermoselle fue declarado conjunto artístico en 1974, está situado en un promontorio de los muchos que hay por la zona cosa que también hace que la agricultura esté en bancales. Calles empedradas y casas de granito, algunas cimentadas directamente en la roca, es lo característico. También observamos en las fachadas de algunas viviendas arcos de medio punto que dan lugar a la entrada de las bodegas subterraneas que recorren las entrañas del pueblo. Una vez mas llegamos tarde y no tenemos tiempo a dar una vuelta y disfrutar de estas calles.






Nuestro viaje por el extranjero llega a su fin, ya estamos en terreno patrio. La presa de Bemposta controla el Duero en este punto de frontera con algún cartel que nos advierte que es una zona "perigosa" para las actividades acuáticas en su proximidad.






Hemos hecho un buen tramo pero al final necesitamos parar a la sombra para roncar tranquilamente y así de paso fotografío algo de campo y algún camuflado en la espesura.






Rodeando un poco que es lo nuestro por fin cruzamos la frontera y lo hacemos sobre la presa de Miranda. Unos metros mas arriba está el pueblo, dejamos las motos bajo un sol abrasador y rápido buscamos donde comer. Mientras escogemos menú a Dani le da tiempo de tirar lo tejos a alguna moza , cosas de juventud. Un menú portugués, una navaja con tenedor y un café helado será nuestro botín con el que nos iremos esta jornada del país vecino.





A la salida de Pino nos encontramos con una señal que limita mas adelante el peso para circular por la vía, parece que vamos por buen camino.
Por fin estamos frente a este impresionante puente, el Puente de Requejo. Antes de su construcción el camino entre Villadepera y Pino se interrumpía por el río Duero y debía ser salvado con una barca. Inaugurado en Septiembre de 1914 con sus 120 metros de luz y 90 de altura fue el de mayores dimensiones de su época en España. La empresa Duro Felguera fue la adjudicataria de la obra pasando mas adelante a otra empresa llamada Montajes y mas adelante terminando de nuevo con la primera bajo otra dirección. La fábrica asturiana de La Felguera suministró desde un primer momento los materiales.









Nuestra ruta de hoy coincide en buena parte por el trazo sinuoso que marcan los ríos, entre el Torío y el Bernesga salimos , este último desemboca en el Esla y un poco mas adelante dejará sus aguas en el Duero.







Por fin se dan las circunstancias, el mal tiempo y las multitareas de Dani hacen que sea cada vez mas complicado salir con algo organizado con antelación por lo que salimos a salto de mata. El desayuno tortillero no puede faltar y mientras,con la trailona frente a nosotros, trazo la ruta en el plano. En esto estábamos cuando me llama Josantonio y se apunta a la ruta. Pues nada, gasolina y manta. Ya veremos por donde pasamos y donde comeremos que lo que tenemos claro es que nos vamos al extranjero.




Saludos a todos.