domingo, 17 de marzo de 2019

A BURÓN Y COVADONGA (14/3/18)


Por estas fechas los días empiezan a ser mas largos y de cuando en cuando las temperaturas son mas amables, con estas premisas nos vamos de ruta . El norte de León lo tenemos sembrado de pantanos por lo que es fácil que en nuestras salidas nos topemos con ellos. Casualidad o no, la anterior entrada trató de Luna y esta vez será del pantano de Riaño, este da al paisaje un aspecto nórdico que algunos ya han bautizado una parte de el como los fiordos leoneses.




El centro neurálgico está en el nuevo Riaño , seguido dejo el enlace de un reportaje antes del cierre definitivo de la presa. Dado que no fue hace tantos años  algunos fuimos testigos de ello . Lejos quedan nuestras acampadas al lado  del río haciendo nuestros pinitos de mochileros por Picos.
                                         

Hoy nos dirigimos a Burón, pueblo que está en la misma costa del pantano. Comemos en la taberna vasca que hay a la entrada y después de ello damos un paseo por el pueblo cámara en mano y música en los oídos. 


Frente a la iglesia vemos una especie de museo al aire libre de objetos tradicionales. 



Todo parece una nueva urbanización , calles anchas y viviendas modernas pero unos metros más pegados al agua vemos casas en ruina y otras todavía habitadas y esto tiene una explicación que se muestra en el siguiente vídeo.


En  la tranquilidad de este barrio seguimos paseando.






Y es esta tranquilidad la que ayuda a encuadrar rincones y motivos de esos que me gustan.














Vamos terminando este paseo camino de donde nos espera la moto.






La tarde se queda con una buena temperatura y cómo vamos bien de tiempo ponemos rumbo hasta Covadonga por el desfiladero de los Bellos no son antes hacer una parada en el mirador.





Llegamos a Covadonga, una rápida visita con unas fotos frente a la basílica y la figura de Don Pelayo , la compra del lazo que todavía no tenía en la Honda nos da la salida para volver a casa.




HASTA LA SIGUIENTE.


sábado, 15 de diciembre de 2018

SEQUIA Y RUINAS DE LUNA

 Arévalo, Campo de Luna, La Canela, Casasola, Cosera, Lagüelles, Láncara de Luna, Miñera, Mirantes de Luna, El Molinón, Oblanca, San Pedro de Luna, Santa Eulalia de las Manzanas, Trabanco, Truva y Ventas de Mallo.


Estos son los pueblos que fueron anegados por el pantano, el de  Barrios de Luna  quedó testigo de la construcción de la presa a pie de la base de la misma.

Barrios de Luna, años 30.
Mas de 60 años han pasado , el proyecto fue redactado entre 1935 y 1936 por el Ingeniero de la Confederación Hidrográfica del Duero Luis de Llanos y Silvela. En el año 1945 se adjudicaron las obras a Ginés Navarro, comenzándose las mismas en el verano de ese año. El 15 de junio de 1951 se cierran las compuertas para el inicio del primer embalsado y a las 5 de la tarde del 31 de julio de 1951 se abren dichas compuertas y se produce el primer desembalse.

Construcción de la presa, 1945



Dos años seguidos de sequía han hecho que los niveles bajen al 6%, vamos a aprovechar a merodear desde la carreta y en algún punto bajar a pasear por los restos de algún pueblo.






Los tirantes del puente del ingeniero Fernández Casado con su geometría destacan sobre ese fondo  de aspecto desértico que nos acompañará en la visita de hoy.

Paseantes, unos curiosos como nosotros y otros tratando de recordar su niñez, como una pareja de hermanas que nos acompañaron mas adelante.







Aparcamos la moto y nos acercamos a los restos de Miñera, es aquí donde coincidimos con las señoras ya  de edad avanzada en nuestro paseo . Nos cuentan donde estaba su casa y como abandonaron el pueblo.




El paisaje es desolador, restos de la iglesia con su campanario se mantienen a duras penas, casas , calles , árboles que delimitaban caminos o fincas …..todo ello cubierto del lodo seco que da una uniformidad cromática a nuestro derredor.





Pasamos un buen rato se paseo y fotografía .





La hora de comer se acerca, volvemos a la moto y rodamos hacia León aprovechando el recién asfaltado de la carreta que circunvala el pantano.

El pantano fue creado para regar las tierras del páramo leonés. Tuvo un coste de 300 millones de pesetas de la época. Como era habitual en aquellos años  cuentan las crónicas que trabajaron presos forzados y carteristas, también que a uno de los ingenieros le llamaban Herodes y Nerón y pretendían tirarle al agua. En estas ocasiones que afloran los restos anegados también da lugar a leyendas...pero eso será otra historia.

Fuentes


HASTA LA SIGUIENTE